Impuestos para las bebidas y los alimentos azucarados

El alto consumo de azúcar en el mundo es un gran problema para la salud, para el que los expertos piden actuar en consecuencia e instar a los políticos a tomar medidas. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó en su informe “Fiscal policies for Diet and Prevention of Noncommunicable Diseases (NCDs)” aplicar medidas en todo el mundo para reducir el consumo de bebidas azucaradas y sus consecuencias para la salud.

Los datos son escalofriantes. Si nos centramos en España, el estudio Anibes, un trabajo de referencia sobre la dieta mediterránea y la alimentación de los españoles en general, la ingesta media de azúcar es de 71,5 gramos al día. Es decir, el consumo diario de azúcar de los españoles triplica las recomendaciones de la OMS.

El consumo de azúcar está estrechamente relacionado con la epidemia de obesidad y sobrepeso que continua subiendo año tras año. Una investigación del Instituto Hospital del mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona concluye que 8 de cada 10 hombres y el 55% de las mujeres tendrán sobrepeso u obesidad en 2030, si la tendencia se mantiene. Eso son más de 27 millones de personas con exceso de peso que supondría un sobrecoste de 3.000 millones de euros para el sistema sanitario de salud.

El exceso de peso es cosa seria, ya que detrás de él se eleva altamente el riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el ictus o el cáncer. Concretamente, el sobrepeso y la obesidad son la causa de hasta 12 tipos de cáncer distintos, según un informe que publicó el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WRCF).

¿Poner impuestos a los productos azucarados es una medida efectiva?

En 2017 se desplegó una tasa en Cataluña que gravaba las bebidas edulcoradas embotelladas. Medida que tumbó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) al admitir el recurso de diversas asociaciones de distribución, comercio y alimentación con grandes patronales detrás de marcas archiconocidas.

Sin embargo, dos estudios realizados en Cataluña para evaluar la efectividad del impuesto encontraron que se redujo el consumo entre el 2,2% y el 15,4%.

Otro estudio publicado en la revista Science, realizado por científicos de Estados Unidos, concluyó que gravar un impuesto a las bebidas azucaradas por la cantidad de azúcar que contienen es una buena idea. El riesgo del gravamen a este tipo de productos es que las empresas se limiten a repercutir el impuesto al precio final de todas sus bebidas, sean azucaradas o no.

Otra medida que se tiene en cuenta para reducir el consumo de azúcar de la población es la colocación de advertencias sanitarias en las bebidas azucaradas. Justo en relación con esto, investigadores de la Universidad de Pensilvania demostraron por primera vez que estas advertencias en los productos reducían sus ventas. Concretamente, la compra de bebidas azucaradas cayó de un 60% a un 40% cuando se mostraba la advertencia.

Medidas que han aplicado otros países para reducir el consumo de azúcar

Actualmente, Más de 30 países en todo el mundo han creado un impuesto especial para las bebidas azucaradas en función del volumen de la bebida. Vemos otras medidas que han tomado los gobiernos de otros países.

Dinamarca fue el primero en implantar tasas contra el azúcar, en 2011.

Reino Unido ha exigido que los colegios fueran espacios “libres de azúcar e introdujo un impuesto sobre el azúcar a los fabricantes de refrescos.

Portugal ha prohibido la publicidad de alimentos azucarados a menores.

Francia adoptó un impuesto conocido como ‘tasa soda’ sobre las bebidas que contenían azúcar u otros edulcorantes.

En México, han aprobado una medida para etiquetar los productos envasados con etiquetas negras con advertencias sobre lo que contienen, ya sea “alto en calorías”, “alto en grasas saturadas”, etc.

En Chile también se etiquetan los alimentos con advertencias del contenido de los productos y la ley prohíbe que se utilicen personajes animados como gancho comercial para vender productos azucarados a los niños.

Estudios científicos

Hernáez Á, Zomeño MD, Dégano IR, Pérez-Fernández S, Goday A, Vila J, Civeira F, Moure R, Marrugat J. Excess Weight in Spain: Current Situation, Projections for 2030, and Estimated Direct Extra Cost for the Spanish Health System. Rev Esp Cardiol (Engl Ed). 2018 Nov 23. pii: S1885-5857(18)30440-7 https://www.revespcardiol.org/en-linkresolver-excess-weight-in-spain-current-S1885585718304407

Diet, Nutrition, Physical Activity and Cancer: a Global Perspective. The Third Expert Report: https://www.wcrf.org/dietandcancer

OMS: Reducir el consumo de bebidas azucaradas para reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil https://www.who.int/elena/titles/ssbs_childhood_obesity/es/

Emma Ruiz , Paula Rodriguez, Teresa Valero, José M. Ávila, Javier Aranceta-Bartrina, Ángel Gil, Marcela González-Gross 4, Rosa M. Ortega, Lluis Serra-Majem and Gregorio Varela-Moreiras. Dietary Intake of Individual (Free and Intrinsic) Sugars and Food Sources in the Spanish Population: Findings from the ANIBES Study. Nutrients 2017, 9(3), 275; https://doi.org/10.3390/nu9030275

Expertos piden impuestos para las bebidas azucaradas y limitar su publicidad https://elpais.com/sociedad/2019/09/08/actualidad/1567968227_576788.html

El TSJC tumba el reglamento del impuesto catalán a las bebidas azucaradas https://www.lavanguardia.com/economia/20190711/463415823572/impuesto-bebidas-azucaradas-azucar-refrescos-cataluna-tsjc.html

La tasa catalana a las bebidas edulcoradas reduce un 2% el azúcar consumido https://elpais.com/sociedad/2019/01/24/actualidad/1548338120_163698.html

Anna H. Grummon, Benjamin B. Lockwood, Dmitry Taubinsky, Hunt Allcott. Designing better sugary drink taxes. Science  06 Sep 2019: Vol. 365, Issue 6457, pp. 989-990 https://science.sciencemag.org/content/365/6457/989/tab-figures-data

 

Advertencia:

El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.
Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.
Avívate, escuela de pacientes declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *