La verdad y la mentira

verdad mentira lagoCuenta la leyenda, que un día la verdad y la mentira se cruzaron.
—Buenos días—dijo la mentira.
—Buenos días—contestó la verdad.
—Hermoso día—dijo la mentira.
Entonces la verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.
—Hermoso día—dijo entonces la verdad.
—Aún más hermoso está el lago—dijo la mentira.

Entonces la verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la verdad y asintió.

Corrió la mentira hacia el agua y dijo:
—El agua es aún más hermosa. Nademos.

La verdad tocó el agua con sus dedos y realmente era hermosa, así que confió en la mentira. Ambas se sacaron las ropas y nadaron tranquilas.

Un rato después, la mentira salió, se vistió con las ropas de la verdad y se fue.
La verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la mentira, comenzó a caminar sin ropas y todos se horrorizaban al verla.

Es así como aún hoy en día la gente prefiere aceptar la mentira disfrazada de verdad y no la verdad al desnudo.

Jean-Léon Gerôme, 1896

 

 

Advertencia:

El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico.

Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.

Avívate, escuela de pacientes declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su oncólogo convencional qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *